By Pass Gástrico

El By Pass Gástrico en Y de Roux es el procedimiento bariátrico que se utiliza con mayor frecuencia. Funciona mediante la combinación de elementos tanto restrictivos como de absorción insuficiente. El elemento restrictivo se puede lograr poniendo grapas al estómago para dividirlo en dos secciones. La sección superior se convierte en una pequeña bolsa que sirve de estómago "nuevo". El pequeño tamaño de este estómago recientemente formado es tan reducido que "restringe" o limita la cantidad de comida que se puede ingerir. También brinda una sensación de saciedad y satisfacción con porciones de comida más pequeñas. La sección inferior del estómago ya no recibe, ni guarda ni mezcla alimentos, sino que permanece funcional al continuar secretando los jugos digestivos.
El elemento de insuficiencia de absorción en By Pass Gástrico se logra dividiendo quirúrgicamente el intestino delgado en determinada área. Una vez dividido, la parte inferior del intestino (yeyuno) se desplaza hacia arriba para conectarla directamente a la bolsa pequeña o estómago "nuevo". Se vuelve a coser quirúrgicamente el otro extremo de este intestino dividido en un lugar determinado, más abajo del intestino delgado. La forma del intestino ahora se asemeja, en cierta forma, a una "Y". En consecuencia, cuando se ingiera comida, ingresará al estómago "nuevo", luego se trasladará al yeyuno, "salteando" la parte superior del intestino. El efecto de saltear la parte superior del intestino disminuye la cantidad de calorías y nutrientes que absorbe el organismo.
Esta cirugía puede provocar una pérdida de dos tercios del sobrepeso en dos años. A causa de la insuficiente absorción, aumenta el riesgo de deficiencias nutricionales, por consiguiente será importante que luego de la cirugía siga las pautas del médico sobre los suplementos nutricionales.
En algunos pacientes, el By Pass Gástrico de Roux -en- Y se puede realizar con un laparoscopio en lugar de hacer una incisión abierta. Este procedimiento utiliza muchas incisiones pequeñas y por lo menos tres laparoscopios –pequeños tubos delgados con cámaras de video adjuntas– para que el Cirujano realice la intervención visualizando el interior del abdomen desde un monitor durante la operación. Esta técnica no suele considerarse para las personas con un Índice de Masa Corporal (IMC) de 60 ó más o quienes ya hayan tenido algún tipo de cirugía abdominal. El método laparoscópico permite al médico realizar una serie de incisiones mucho más pequeñas. Generalmente, el By Pass Gástrico Laparoscópico reduce el tiempo de hospitalización, las cicatrices y la recuperación en general es más rápida en comparación con los procedimientos abiertos.

Ventajas

  • Buena para los golosos y superobesos
  • Es más difícil de sabotear
  • Bajo índice de reoperaciones por fallo a largo plazo
  • Pérdidas de sobrepeso del 65 al 75% a los 5 años y ayudan a más del 75% de los pacientes
  • Aceptable calidad de vida al poder ingerir más tipos de alimentos
  • Pocos efectos secundarios y relacionados con anemia (Hierro y Vitamina B12)

Posibles Complicaciones
La conexión gastrointestinal puede verse afectada por una cicatrización que reduce el tamaño de la conexión trayendo como consecuencia vómitos. Generalmente ocurre de 3 a 6 semanas después de la cirugía, pero también de 6 a 12 meses posteriormente (Estenosis por Anastomosis) Estas son generalmente tratadas con dilataciones de manera ambulatoria por el servicio de gastroenterología.
Las Complicaciones Gastrointestinales como las adherencias son siempre posibles después de una cirugía general. Estas pueden provocar obstrucciones intestinales y sus consecuencias, aunque raras en cirugía laparoscópica (<1%) pueden necesitar cirugía.
Puede presentarse también escape de líquido intestinal en la cavidad abdominal (Desunión Anastomosis) Esto ocurre en el post-operatorio inmediato, teniendo que reintervenir para reparar el defecto. Pueden ocurrir abscesos e infección difusa, llevando a shock séptico y muerte (<1%)
La deficiencia vitamínica también puede presentarse. Deficiencia de hierro, vitamina B12 y folato son frecuente de manera sub-clínica. El tratamiento vía oral es suficiente para su compensación.