Seguridad

Medida de seguridad

Un meticuloso plan de cuidado y seguimiento a largo plazo para los pacientes de este tipo de procedimientos, se instaura desde el primer momento de selección. Esta estrategia se relaciona con mejores resultados en términos de efectividad y seguridad. En nuestra Clínica contamos con un equipo de trabajo multidisciplinario (cirujanos bariatras, anestesiólogo, nutricionista, psicólogo, endocrinólogo, hepátologo, gastroenterólogo…) con el fin de asesorar, educar y acompañar a los candidatos a cirugía bariátrica antes, durante y después de la intervención quirúrgica, teniendo en cuenta la multicausalidad y la complejidad de ésta patología.
Entre las Medidas de Seguridad que tomamos están:

-Una medida de seguridad única de nuestra Clínica es la implementación del Sistema 1 a 1, el cual por cada paciente operado tiene una enfermera exclusiva para su monitoreo y cuidado en el postoperatorio.
- Iniciar cambios de dieta en el pre y en el postoperatorio.
- Suspender el consumo de tabaco desde 2 a 3 semanas previas a la cirugía.
- Valorar la posibilidad de suspender el uso de hipoglicemiantes orales e iniciar terapia con insulina.
- Empleo de antibiótico profilaxis en el perioperatorio.
- Uso de medias antitrombóticas (vendajes de Miembros Inferiores), ocasionalmente uso heparinas de bajo peso molecular.
- Monitoreo estricto de las funciones vitales y del flujo urinario durante todo el acto operatorio y en el área de recuperación.
- Colocación de drenaje cerrado en cavidad para vigilancia.
- Fisioterapia y ejercicios respiratorios una vez ingresado el paciente al área de recuperación.
- Movilización precoz y deambulación a las 6 horas de terminado el acto quirúrgico.
- Control de hemoglobina y glicemia en el postoperatorio.
- Control de ecografías seriadas de la cavidad abdominal.
- Manejo de complementos vitamínicos en el postoperatorio dependiendo del tipo de cirugía realizada.

En resumen, existe gran evidencia que demuestra que la cirugía bariátrica es más efectiva que las aproximaciones no quirúrgicas en la terapéutica de la obesidad mórbida. Sin embargo, es necesario considerar el enfoque integral e individual del paciente, sin olvidar la importancia y la necesidad de reforzar las modificaciones terapéuticas del estilo de vida, que permitirán resultados sostenidos a largo plazo.

Los pacientes cuentan con el compromiso de información detallada, tanto oral como escrita de sus planes de tratamiento. Reciben consentimientos informados, tanto de manera amplia  en el documento de su presupuesto, como pormenorizada en los principales tratamientos. Siempre se realiza una exploración completa con independencia del motivo de la consulta, dando a conocer al paciente su patología y sus posibilidades estéticas.